Sobre mí

Dicen que el mundo se ha vuelto gris.
Que los peces de colores desaparecen ahogados.
Y que la explosión de notas, perfumes, texturas, matices y sabores que acompañaban el paso de los días y el cambio de las estaciones se acalla y enfría y languidece como las cenizas de un viejo hogar.
¿Qué pasará si, al coger la brocha de la vida y untarla en el barril de la libertad, repleto de colores mezclados, devolvemos las alas a las mariposas de la fantasía?
¿Quiénes se atreverán a callar?
En un mundo gris, cubierto de plovo y de ceniza, ha llegado el tiempo de coger la escoba. Para barrer el óxido y el hollín que cubrían las ventanas de la ciudad y las puertas del campo. Para pintar colores en la cara de sus habitantes, sean peces o sueños, deseos de lagartija o rocas al atardecer.
Hoy, más que nunca, es sano olvidarse del gris. Vestirse de emociones. Danzar con la sorpresa que surge a la vuelta de la esquina y tejer, hilo a hilo, el tapiz multicolor que arropa a todos los seres vivientes.
En esa tarea está Laura.
Y con ella quienes nos invitan, desde un futuro no escrito, a cantar coloreando el mundo.
¡Viva la vida!

Mario Alvarez Keller

 

La artista Laura Alvarez Keller nació en  Suiza el 11 de junio de 1960. Residió en Madrid hasta los 23 años. AllÍ frecuentó la Escuela de   Ingeniería Forestal pero no llegó a ejercer esta profesión. Desde corta edad  empezó a tomar  clases de pintura y continuó después con cursos con diversos profesores en los paises de residencia del momento, tales como Francia, Alemania, Italia y Estados Unidos. En la Escuela de Arte de Tarragona acudió a cursos de grabado. Actualmente vive en Salou y compagina el trabajo de dar clases de pintura a grupos de niños y de adultos con el de profesora de idiomas.

Laura Alvarez Keller ha realizado numerosas exposiciones (véase lista adjunta) para exponer su obra, mayoritariamente cuadros sobre tela con coloresal óleo u  acrílicos , pero también obra sobre papel como dibujos y  grabados, asi como  una selección de pequeñas esculturas en terracota.

La característica principal de la obra de esta artista es su empleo de colores fuertes y vivos, utilizando prácticamente toda la gama cromática. Es un estilo figurativo con cierta abstracción en los paisajes, y unas formas geométricas  que recuerdan el cubismo en algunas composiciones, mientras la figura humana aparece a veces tratada según la estética expresionista.